lunes, 10 de marzo de 2008

Consejos para las Fallas de Valencia

Cuando queda menos de una semana para que los monumentos falleros luzcan todo su esplendor en la calles de Valencia, esta Valenciana exiliada al bonito pueblo de Altea se atreve a daros algunas sugerencias que a pesar de no estar reflejadas en el calendario oficial fallero, son propuestas que os aconsejo no dejéis de hacer porque valen la pena…

La primera de ellas os invita a recorrer las cercanías del Mercado Central de Valencia, una de las calles perpendiculares a la Lonja de Valencia os adentran a la Plaza del Dr. Collado, en esa misma plaza encontrareis la Horchatería Collado, ente local que guarda la decoración y mobiliario típico de un establecimiento de antes, se hacen artesanalmente los mejores buñuelos de toda Valencia. En algunos momentos del día tendréis que hacer cola que llegará a mitad de calle pero os aseguro que vale la pena….

El segundo sitio que os invito a conocer, nada tiene que ver con el anterior pero podéis disfrutar de un aperitivo a buen precio. En el barrio de Blanqueries, frente a las Torres de Serrano, se encuentra el bar Serranos, un pequeñito y singular bar donde probar “las Chuletas de la huerta “o su sepia con mayonesa es todo un placer. El precio es súper asequible, aunque os tengo que confesar que el sitio no es nada del otro mundo.

La tercera cosa que os recomiendo, os invita a acercaros a mi barrio de toda la vida, el barrio de Ruzafa, el día de San José (19 de Marzo) a las 14.30 disparan la única mascletà que se disfruta frente al Mercado de Ruzafa. A pesar de no ser tan impresionante como la de la Plaza del Ayuntamiento, la cercanía con la que se puede vivir hace que sea una experiencia intensa que vale la pena disfrutar.
Pues nada ..Ahí van mis 3 sugerencias…espero y deseo que no solo disfrutéis de ellas sino también de todas las Fallas.
¡¡¡Felices Fiestas!!!

Reme


1 comentario:

Traveler dijo...

Yo tuve la gran suerte de poder vivir esta mascletá en vivo y en directo, y salvo un pequeño corte que la gente no dejó escapar al abucheo fue fenomenal.

Después fuimos a comer a un restaurante italiano cerca de allí, eso sí con reserva y después a reposar el tiramisú a Calma, un pequeño balneario que hay en la plaza del Ayuntamiento y que nos vino de perlas para acabar el día de cine...