martes, 27 de octubre de 2009

Ir a París con niños

Realmente y pese a saber con certeza que los "niños vienen de París" ;) hay que tener en cuenta un par de experiencias que me han comentado unos amigos que acaban de regresar de esta fabulosa ciudad, pero que según para qué tipo de turistas aún sigue teniendo algún incoveniente.

El metro de París, aunque muy fácil y rápido para la mayoría de los bípedos autónomos, no está totalmente adaptado para ir con bebés que van en carro o (mucho peor aún) para personas adultas con algún tipo de discapacidad que deban moverse en silla de ruedas. Tan sólo dos o tres paradas de metro poseen ascensor. El resto no, por lo que tienes que cargar con el bebé en brazos, y el carro llevarlo otra persona e ingeniártelas para aprender a trasladarte con "todo puesto" por las escaleras mecánicas, eso sí, sólo en las estaciones en las que haya, pues no todas tienen....Imagínate si te quieres mover sólo con tu bebé o tu movilidad es reducida: imposible.

Y otra cosa que me resultó sorprendente, fue que a estos amigos míos no les permitieron la subida a la Torre Eiffel con el carrito del bebé. Si querían subir (pues hay ascensor para ello) debían dejar el carro a su suerte....pues no poseen ningún tipo de consigna, por lo que te arriegas que al bajar ya te toque cargar con el pequeñ@ todo el viaje porque su método de transporte te lo hayan birlado....Por este motivo entiendo que tampoco se puede acceder con silla de ruedas y esto realmente lo considero algo discriminatorio para los tiempos que corren.

París seguirá siendo una de mis ciudades favoritas, pero a tener en cuenta que ciertas limitaciones la pueden hacer no tan atractiva para hacer turismo con bebés o tener movilidad limitada.

Encuentra tus ofertas de Hoteles en París con Bookaris

2 comentarios:

Carolinchi dijo...

Pues no lo sabía y me sorprende.
Es algo que deberían corregir, y más teniendo en cuenta que uno de sus reclamos es el Eurodisney y que por tanto su ciudad es muy visitada por "gente pequeña". Tendría que estar mejor acondicionada es ese sentido.
El día que yo vaya, a este paso, seguro que ya no llevo carro... eso que me ahorraré!!

Lorena dijo...

Nosotros hemos estado hace poco con un bebé y hubiesemos necesitado unas sesiones de gimnasio antes de ir para ponernos en forma. En pocas líneas, sólo en las más nuevas, tienes ascensor y/o escaleras mecánicas para acceder,así que te toca cargar a pulso con el carro, niño y accesorios varios. Tampoco espereis sitios acondicionados con cambiadores para bebés porque brillan por su ausencia en la mayoría de las visitas que realizas. Como picaresca sí deciros que los carros no entran por los accesos normales de las estaciones, con lo que te toca llamar al interfono y que el guarda te abra la puerta de acceso desde la cabina, con lo que te ahorras el billete de metro, RER, cercanías... Aun así la ciudad merece la pena, puedes disfrutar de los largos paseos, sobre todo si es al anochecer a la orilla del Sena